lunes, 21 de julio de 2014

¿Toda la familia usa el mismo usuario en el PC?, ERROR!!!

Cuentas de usuario

El día que Leonardo borró el trabajo del instituto de Carlos

Imagen del abuelo Leonardo cuando borró el trabajo de Carlos
El caso es que lo pensó. Cuando Carlos recibió la llamada de su amigo Ángel mientras terminaba el trabajo de Historia del Arte, por un milisegundo algo en su cerebro le hizo pensar: “¿has guardado el documento?”
Pero tenía tantas ganas de organizar la tarde del sábado que rápidamente se olvidó del tema y se centró en la conversación telefónica.
Cuando Leonardo vio que Carlos salía del salón con el móvil en la oreja y el ordenador quedaba libre, se sentó frente al teclado para seguir trabajando en su testamento.
“¿Desea guardar los cambios efectuados en TrabajoHistoria.doc?”, le preguntó el ordenador. Cuando respondió “No”, algo le hizo dudar por un momento si debía haber preguntado antes a su nieto.










Este tipo de situaciones (borrados accidentales, accesos a información privada, etc.) son frecuentes cuando varias personas comparten un mismo ordenador. Es necesario organizar cómo se accede al equipo y a las aplicaciones y documentos que en él residen.



Cuentas de usuario

Cuando un equipo es de uso compartido, a cada una de las personas que lo utiliza se le denomina “usuario”. 
Para usar el ordenador de una manera organizada se recomienda crear cuentas individuales. De esta forma, cada usuario podrá tener su propio escritorio, con una configuración y preferencias personalizadas.
La cuenta de usuario es una colección de información que indica a Windows los archivos y carpetas a los que puede tener acceso el usuario, los cambios que puede realizar en el equipo y sus preferencias personales, como el fondo de escritorio o el protector de pantalla.
Para poder gestionar las cuentas de usuario de un equipo, crearlas, eliminarlas o cambiar sus características es necesario que exista un usuario especial con permisos para administrarlas. Este es el usuario administrador. Sólo los usuarios de este tipo pueden instalar aplicaciones en el ordenador o modificar aspectos importantes de la configuración, como la conexión a Internet.
Todo equipo debe tener una cuenta de usuario administrador, para configurarlo y administrar el resto de cuentas de usuario que serán las de los usuarios normales, los usuarios estándar, para el uso cotidiano del ordenador.
Existe un tercer tipo de cuenta de usuario: el usuario invitado que sirve para permitir que cualquier usuario sin cuenta en el equipo pueda iniciar una sesión y utilizar el equipo.
Captura de pantalla de la ventana que permite elegir la cuenta de usuario que se desea modificar

Para obtener más información sobre las cuentas de usuarios en Windows, consultar:

 

Las cuentas de usuario y la seguridad

El uso de la cuenta de administrador debe limitarse a aquellas situaciones en las que necesitamos disponer de privilegios: realizar cambios en la configuración, instalar una nueva aplicación, dar de alta un nuevo usuario, etc. Al finalizar estas tareas, debemos seguir trabajando con una cuenta estándar.
Cualquier cosa que hagamos con la cuenta de administrador afecta a todo el ordenador, y por tanto al resto de cuentas de usuario. Si cometemos un error o un descuido como administradores, esto afecta a todos los usuarios.
Además, si un virus infecta el ordenador cuando estamos utilizando una cuenta de administrador, podría tener control total sobre el equipo, resultando más difícil de eliminar. Sin embargo, si la infección se produce utilizando una cuenta de usuario estándar, la limitación en los permisos reducirá mucho los efectos nocivos del virus.

Las cuentas estándar son para el uso diario. Las cuentas de administrador sólo se deben usar cuando sea estrictamente necesario.

Es muy importante habilitar el uso de contraseñas para poder abrir una sesión en el equipo desde el punto de vista de la seguridad. En el caso de las cuentas de usuario administrador esta práctica es necesaria dados los permisos de administración que estas cuentas tienen sobre las otras cuentas y sobre la configuración del equipo. Para el resto de cuentas de usuario también es necesario establecer una contraseña de acceso para proteger el espacio privado de cada usuario del equipo.
Debemos saber que la cuenta de usuario invitado tiene los mismos privilegios que un usuario estándar, pero es anónima y sin contraseña. Por defecto, viene deshabilitada, y desde el punto de vista de la seguridad es conveniente que se mantenga así.

Protección infantil

Windows permite configurar una cuenta de usuario para ser utilizada por un menor, de tal forma que es posible planificar y acotar el tiempo que puede hacer uso del ordenador, controlar los juegos que puede usar y permitir o bloquear el uso específico de las aplicaciones instaladas en el ordenador. 

Captura de pantalla que muestra las opciones de configuración de una cuenta de usuario de Windows

Además, mediante la Protección Infantil (así se conoce a esta funcionalidad), los padres y madres pueden supervisar y/o establecer límites a la navegación del menor por Internet. Esta funcionalidad de control parental permite:
  • Acotar el tipo de páginas web que el menor puede visitar, según una clasificación por categorías de la aplicación.
  • Autorizar o bloquear el acceso a páginas web específicas.
  • Obtener un informe de la actividad del menor en la web.
Para obtener más información sobre la Protección infantil, consultar:

 

Consejos finales

Las cuentas de usuario son algo habitual en el uso de los ordenadores, pero hay algunas precauciones que podemos tomar para mejorar su uso:
  • Los usuarios deben utilizar cuentas estándar.
  • El usuario administrador debe relegarse a los casos en los que sea necesario.
  • No utilices la misma contraseña para cuentas de usuario de diferentes servicios de Internet. Ésta siempre debe ser robusta y secreta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario